Al escuchar la palabra cafeína la relacionamos inmediatamente con el café, compañero infaltable en las mañanas de muchas personas a nivel mundial, pero no se trata solamente del café. Es una sustancia alcalina orgánica y uno de los derivados de la xantina. La encontramos principalmente en las hojas de guaraná, hojas de té, granos de café, diversas frutas, entre otros.

La cafeína resulta un estimulante, capaz de aumentar el estado alerta y reduce la somnolencia por periodos de tiempo, por lo tanto al consumirla estamos en capacidad de realizar ciertas actividades por mucho más tiempo.

Pero no se trata solamente de actividades que comprometan el estado mental de la persona, también incluye tareas físicas. Una pequeña dosis de cafeína tiene la facultad de proporcionar energía durante un entrenamiento al 100%, por lo tanto los objetivos trazados durante el mismo, son alcanzados con más rapidez.

¿Qué efectos tiene el sistema nervioso central cuando se estimula con la cafeína?

Al recibir estímulo por medio de la cafeína las neuronas del sistema nervioso central son capaces de activar diversas funciones corporales, algunos efectos agudos de la cafeína son:

La vasoconstricción, aumento del metabolismo, el aumento de la frecuencia cardiaca y aumento de la micción.

Muchos de estos efectos resultan favorables en el ámbito deportivo y físico, son muchos estudios los que han comprobado su eficacia en el tema, a nivel cardiovascular, resistencia, rendimiento y anaeróbico. Al parecer la cafeína actúa ergonómicamente en algunos mecanismos  del organismo como:

Aumento de los niveles de adrenalina, bronco dilatación, disminución de los niveles de potasio intersticiales musculares, aumento de la oxidación de los ácidos grasos y aumento del metabolismo de los carbohidratos exógenos.

Estos son ventajas que favorecen a aquellos que necesitan tener mejor rendimiento deportivo y a la vez perder grasa, ya que el aumento del metabolismo de hidratos de carbono facilita una mejor utilización de los carbohidratos y así obtener energía, el aumento de la oxidación de ácidos grasos por su parte incrementa la pérdida de grasa.

Gracias al incremento de los niveles de adrenalina mejora las sensaciones y contribuye psicológicamente, la reducción de los niveles de potasio intersticiales muscular reducen la fatiga durante el entrenamiento y la bronco dilatación favorece el consumo de oxígeno.

Antes del entrenamiento la cafeína es un excelente ingrediente, es posible obtener muchas ventajas al usar adecuadamente la cafeína. Antes de una sesión de cardio, favorece con la oxidación de ácidos grasos, la concentración, el uso de los hidratos de carbono y es estimula a llevar un ritmo mucho más intenso en el ejercicio.

En algunos casos la cafeína puede llegar a obstaculizar el buen rendimiento durante una competencia, es recomendable cuidar la ingesta de cafeína antes de los eventos deportivos, con la finalidad de prevenir el nerviosismo y ansiedad.

Dependiendo de la dosis de cafeína que se ingiera dependerá por lo tanto los efectos secundarios que se puedan manifestar, entre los que podemos nombrar:

Dolor de cabeza, dolor gastrointestinal, aceleración del corazón, calambres, deshidratación, micción frecuente, irritabilidad, nerviosismo, ansiedad, disminución de las habilidades motoras, aumento de la presión arterial, entre otros.

Es importante recalcar que estos efectos se producen dependiendo de la dosis de cafeína ingerida, por tal razón la moderación juega un papel importante aquí. Si no quieres presentar estos síntomas, simplemente consume cafeína inteligentemente.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here