En el tren superior tenemos varios músculos que son claves para ejercer el movimiento del tronco. Tal es el caso de los romboides y del trapecio, los cuales establecen un enlace crucial entre el movimiento de las extremidades y el tronco junto con la cabeza. Estos músculos están ubicados en el la parte superior de la espalda y forman parte del tronco. De esta forma, el trapecio es el músculo que recubre el cuello, los hombros en la cabeza y toda el área ubicada entre las escápulas.

En vista de su importancia, hay una manera muy eficaz de medir la fuerza y la resistencia de estos músculos en una sala de gym, en este caso,  vamos a realizar un ejercicio para medir la fuerza del grupo muscular de la espalda que juntan las escápulas; se trata de una serie de instrucciones que sirven para medir la fuerza de tus romboides y trapecios.

El hecho de no tener suficiente fuerza en este grupo muscular, provoca una serie de consecuencias, y es una evidencia de que  no dispones de una estabilidad escapular propicia, lo que afecta directamente tu postura y no te permite realizar el ejercicio correctamente, convirtiéndose así en un ciclo vicioso y afectando tu rendimiento en todos los músculos del tren superior.

Primera prueba:

  • Utiliza una barra y colócala por unos 1.30 m a nivel del suelo.
  • Coloca un banco en frente a una distancia de metro y medio.
  • Toma la barra y separa las manos a nivel de los hombros.
  • Suspéndete en la barra y forma una línea recta desde la cabeza a los pies.
  • Ubica la cabeza a la misma altura del banco o ajusta la barra.
  • Contrae el abdomen y los glúteos.

También te recomendamos leer: cómo construir los músculos del trapecio

Segunda prueba:

  • Con los brazos extendidos, ejerce presión y tensión en las escápulas.
  • Mantenlas así al mismo tiempo que contraes el abdomen.
  • Cuenta hasta 30.

Si te puedes mantener en esa posición durante 30 segundos. Trata de mantener entonces la misma postura abriendo las escápulas lo más que puedas hacia afuera y mantén nuevamente la posición.

En este momento quizás notarás que las escápulas se abren hacia afuera con rapidez. En caso de que te cueste mantener la posición rígida con el cuerpo o si la cadera comienza a ceder hacia abajo, es una clara señal de que la musculatura del tronco está cediendo más rápido de lo deseado.

Realiza nuevamente la prueba, colocando el banco más cerca de manera que se ubique debajo de tus rodillas. Si el agarre no te favorece, utiliza las tiras de sujeción para que la prueba sea más efectiva. Aquí también tendrás que ejercitar el agarre de los músculos.

Tercera prueba:

  • Adopta la posición de remo invertido para mejorar la prueba.
  • Comienza en la posición anterior, pero esta vez trata de flexionar los codos y llevar el pecho hacia la barra.
  • Cuando logres tocar la barra con el pecho, espera unos segundos.
  • Posteriormente, suspende el cuerpo en tres segundos, dejándolo en peso muerto.
  • Realiza tres series de 10 repeticiones.
  • Descansa durante 60 segundos entre cada serie.
  • Debes repetir este ejercicio al menos tres veces por semana durante un mes.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here