El squash es un deporte brutal, hay que ser muy rápido para llegar a la pelota, pero también hay que tener una gran resistencia y una muy buena recuperación para seguir recibiendo la bola de nuevo una y otra vez, sobre todo cuando la velocidad alcanza unos 270 kmh. Este deporte lo practican muchos jóvenes por la gran capacidad de reacción que merece, hay que ser muy astuto tanto como un jugador de ajedrez. Aquí te mencionamos los 10 mejores consejos para principiantes de squash, con el fin de obtener y perfeccionar las habilidades en este deporte.

1. Utiliza las esquinas y las paredes laterales de la cancha tanto como sea posible, de esta manera será muy difícil para tu oponente obtener un buen retorno hacia atrás cuanto más cerca esté de la pared.

2. No seguir la pelota con la vista: esto se recomienda por dos razones; uno por que debes asegurarte de regresar atrás adecuadamente y dos por temas de salud, la pelota estará moviéndose rápidamente por lo que puede hacer daño a la vista.

3. Usa protección para los ojos. Ser golpeado en cualquier lugar puede provocar consecuencias graves, pero en los ojos podría ser particularmente perjudicial. Por lo tanto, procura obtener algún tipo de protección ocular robusto.

4. No inicies el juego con demasiada rapidez. Las canchas se reservan durante una hora, si eres muy activo durante los primeros minutos, los últimos 15 los sentirás como horas si no conservas un ritmo adecuado.

5. Trata de ser lo más efectivo en la cancha como sea posible, corre alrededor hasta posicionarte en el centro de la cancha cada vez que puedas. Con esto lograrás que tu oponente se dedique a perseguirte durante la actividad.

También te recomendamos leer: Rutina para principiantes en ciclismo.

6. Varía tu juego, mezclando hasta tu selección de tiro. Utiliza el tiro de gota, donde no siempre tienes que golpear la pelota lo más fuerte que puedas.

7. En medio de disparos, cuando sea posible, trata de hacer tu camino de regreso a la “T”. Esta es la mejor posición recomendada para estar bien preparado pata tu siguiente tiro.

8. Únete a una liga de squash; contrario a lo que piensan mucho, no son tan intimidantes como suenan. Si continúas jugando con el mismo oponente tu técnica puede llegar a ser arcaica, una liga te proporcionará una variedad de oponentes para mejorar tu juego.
9. Recuerda que debes calentar. A medida que el squash es más exigente desde el principio, se pone a prueba tanto tu resistencia como tu agilidad. Es importante que te asegures de que tu cuerpo está preparado. Esto también se aplica a la pelota. Tratar de jugar en condiciones sin calentamiento es casi imposible.

10. Siempre toma una toalla extra. Durante un partido difícil el suelo de la cancha puede llegar a tornarse bastante húmedo. Por lo tanto, para evitar cualquier accidente utiliza una toalla para secarlo a medida que avanza el juego.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here