Los músculos de los antebrazos y las articulaciones correspondientes, están muy expuestos a las lesiones en la mayoría de los deportes y en las actividades diarias. Las lesiones encontradas son muy diversas, éstas dependen directamente de los gestos y las posturas. En el culturismo, observamos algunos casos particulares de lesiones de los antebrazos durante el deporte.

Tipos de lesiones

La inflamación, la ruptura de ligamentos, tendinitis, desgarros, etc. son algunas de lesiones que pueden provocar cualquier mal movimiento durante el ajetreo diario o cualquier práctica de deporte. Durante estas lesiones, los antebrazos y las articulaciones están en considerable desventaja. Adicionalmente, existen muchas condiciones de salud que disminuyen la fuerza del antebrazo, y durante la práctica de alguna actividad física, el riesgo es inminente.

Toma previsiones

Debes tener cuidado con la ”alerta” que hace tu cuerpo donde te indica que la situación puede y va a empeorar. Por tu parte debes hacer todo lo que está a tu alcance para evitar las lesiones antes de que sucedan, lo más importante antes de cualquier entrenamiento para evitar las lesiones, son los estiramiento o calentamiento, en este enlace te proporcionamos algunos ejercicios de calentamiento para tus antebrazos antes de iniciar cualquier práctica deportiva.

Incluso, si no hay rotura muscular y sólo tienes una lesión en los tejidos conectivos, será lo suficientemente perjudicial para trancar tu progreso deportivo y el desarrollo de tus funciones cotidianas.

Adicional al precalentamiento del músculo, el peso para ejercer con el antebrazo y todos los músculos en general, será seguro si se mantiene el volumen, la intensidad y una buena técnica; de lo contrario, las lesiones son inevitables y las consecuencias muy lamentables.

En esta edición, exploramos las dos razones principales para el dolor en el antebrazo.

El codo valgo

 

El codo valgus es una peculiaridad anatómica que requiere de un cuidado en el ángulo adoptado durante los ejercicios.

Durante cualquier actividad física que comprometa los brazos, éstos deben extenderse a los lados con las palmas de las manos hacia el frente, tanto el antebrazo como las manos deben estar separadas del tronco entre 5 y 15 grados. Este ángulo es perfecto para que los antebrazos no se obstaculicen con las caderas durante su balanceo.

Si no se toma el ángulo correcto, el entrenamiento es doloroso y el riesgo de lesiones aumenta tanto para los hombros, como las muñecas, los codos, los antebrazos y los bíceps.

De hecho, el uso de una carga aumenta el codo valgo. Por lo tanto, debes prestar especial atención a este rasgo morfológico durante tu entrenamiento. Lo más recomendable es que busques asesoría cor el instructor de pesas durante tu entrenamiento y coméntale sobre este riesgo.

También te puede interesar esta otra forma de fortalecer los antebrazos

Demasiada amplitud o mucho peso durante los rizos

Entre las causas atribuibles directamente al dolor de los brazos, la más común es hacer rizos con una carga demasiado pesada y/o con mucha amplitud.

Muchos hombres buscan impresionar a las jóvenes levantando un peso exagerado, donde ejercen mucha presión sobre las articulaciones y los tejidos. Una vez será insignificante, pero si se hace regularmente, corre el riesgo de ocasionar dolor y daño en las articulaciones.

El rango de trabajo se regulará a tus límites, primero debes estirar hasta tener la flexibilidad, sin tratar de forzar de forma indebida, ya que el estiramiento excesivo también es muy peligroso, independientemente de la carga.

Utilizar barras con mangos gruesos o sin pulgares, también ayuda a disminuir el riesgo de lesiones y dolor de los antebrazos.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here