¿Estás embarazada y te quieres ejercitar, porque quieres conservar tu figura? Has tomado la decisión  correcta. El ejercicio físico es esencial para mantener un estilo de vida saludable, incluso durante el embarazo. Muchas mujeres que se encuentran activas físicamente antes de salir embarazadas, desean continuar con las rutinas de ejercicios durante embarazo. Otras que no eran tan activas, muy a menudo desean mejorar su condición física para lograr beneficios al momento y después del parto.

Actualmente, está demostrado que no hay riesgo de realizar actividad física durante el embarazo. Por el contrario, ejercitarse durante este periodo, es beneficioso tanto para la madre como para el bebé. Varias organizaciones de salud reconocidas, recomiendan realizar actividad física regular durante el embarazo.

Embarazo 2

Si tu médico te da el visto bueno, entonces ¡adelante! No hay tiempo que perder. Puedes realzar ejercicios aeróbicos (con moderación), entrenamiento con pesas u otra actividad física como parte de un programa de ejercicio regular.

Mira cuáles son algunos beneficios asociados con los ejercicios, durante el embarazo:

  • Un sueño más reparador
  • Más energía y un mayor bienestar general
  • Menos posibilidad de sufrir de depresión posnatal
  • Un corazón más saludable
  • Disminución del riesgo de padecer diabetes gestacional
  • Evita el dolor de espalda inferior
  • Disminución de las molestias asociadas con el embarazo
  • Reduce el riesgo de hipertensión
  • Una recuperación más rápida después del parto
  • Minimiza la posibilidad de intervenciones médicas en el parto
  • Mayor tolerancia al estrés durante el parto
  • Condiciones sanas del bebé al nacer

Embarazo 3

Recomendaciones:

  • Recuerda consultarle a tu médico antes de comenzar a entrenar, la idea es que estés segura que no hay ninguna contraindicación en la práctica de ejercicio moderado.
  • Si ya eras activa físicamente antes del embarazo, es probable que puedas continuar normalmente con tu programa de ejercicios, haciendo algunos ajustes.
  • Si por el contrario, eres inactiva; entonces comienza cuanto antes a ejercitarte.
  • Comienza lentamente con una actividad cardiovascular corta entre 5 y 10 minutos al día, que aumente poco a poco tu ritmo cardíaco.
  • Posteriormente, incorpora ejercicios dirigidos al desarrollo de la fuerza y la flexibilidad.
  • Te recomendamos aumentar gradualmente la duración de la actividad cardiopulmonar hasta 30 minutos, de 1 a 4 veces por semana y los entrenamientos de fuerza y de flexibilidad, de 1 a 3 veces por semana.

Embarazada-4

El ejercicio siempre es recomendable para ti y tu bebé, en la medida que respetes sus límites. Una forma de saber si te estas excediendo, es tratar de hablar mientras realizas la actividad. Debes ser capaz de llevar una conversación durante la sesión, si no puedes, entonces estás entrenando demasiado fuerte y debes bajar el ritmo. Esta práctica también te da una indicación de tu frecuencia cardíaca.

Contraindicaciones:

Debes evitar el ejercicio físico durante el embarazo y discutir los riesgos con tu médico, si sufres alguna de estas afecciones que se describe a continuación:

  • Problemas del corazón
  • Trastornos pulmonares o serios problemas respiratorios
  • Hipertensión arterial
  • Sangrado durante el embarazo
  • Bajos niveles de hierro en la sangre, o anemia
  • Embarazos múltiples
  • Diabetes
  • Retraso en el crecimiento del bebé
  • Alto riesgo
  • placenta previa
  • Placenta previa (placenta cerca del cuello uterino)

Estar embarazada es una experiencia única, haz que este periodo cuente positivamente en tu vida y en la de tu bebé, conserva tu salud y tú figura con estos importantes consejos sobre la actividad física durante el embarazo.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here