En general, el papel de las vitaminas es proteger a las células del músculo durante el ejercicio y optimizar la fase de recuperación. Para ayudarte en tu elección en conseguir estos beneficios, conoce cuáles son las vitaminas y minerales que los atletas prefieren.

 

Necesidades de vitaminas:

Los atletas sometidos a ejercicios intensos con frecuencia prolongadas y repetidas tienen necesidades de consumir vitaminas C y vitaminas del grupo B. Estos beneficios se pueden obtener también naturalmente a través de una dieta apropiada, especialmente rica en frutas y cereales. Por eso te invitamos también a leer este artículo de las 8 formas de encontrar vitamina B en las comidas diarias:

Los que practican deportes de resistencia e ingieren grandes cantidades de hidratos de carbono deben estar atentos. También deben consumir cantidades adecuadas de alimentos ricos en vitaminas del complejo B, C, E y beta-caroteno presente en las frutas, verduras, granos y carnes.

Las personas que practican deportes de fuerza y que consumen grandes cantidades de proteína para ganar más masa muscular, debe asegurarse de obtener una ingesta suficiente de vitaminas B6, C, E y beta-carotenos.

Esto se simplifica a que cualquiera que sea el deporte elegido (resistencia o fuerza), las necesidades de vitaminas son similares en el contexto de la buena nutrición de los deportes y de una dieta variada, terminan siendo la clave para evitar cualquier deficiencia. Si la alimentación es variada y equilibrada, no existe la necesidad de tomar suplementos vitamínicos, ya que la ingesta de suplementos vitamínicos en exceso puede tener efectos negativos, especialmente las vitaminas A, D, E, K, e incluso, la vitamina C. De hecho. Un exceso de vitaminas en el organismo, puede causar ciertos trastornos como: diarrea, náuseas, fatiga, daño al hígado, alteraciones sensoriales, etc. Por lo tanto, antes de encontrar una alternativa en las tabletas multivitamínicas, revisa los aspectos de tu nutrición natural.

Las necesidades minerales deportivos

 

Los minerales son componentes del hueso y son esenciales para la contracción muscular y la función nerviosa. Los más importantes durante los entrenamientos, son: sodio, potasio, calcio, magnesio, y el más importante, el hierro.

El hierro: hay dos tipos

  • El hierro hemo: contenido en las aves de corral, como: carnes, pescados, mariscos.
  • El hierro no hemo: provenientes de las plantas, contentivo en frutas, verduras, cereales, legumbres

Por lo tanto, asegúrate de incluir estos alimentos en tu dieta.

El potasio y el sodio:

Si durante el entrenamiento y la resistencia, la sudoración es abundante, fomentarás el consumo de alimentos ricos en minerales y elementos traza como: las carnes rojas y blancas, hígado, pescado, cereales, verduras y las frutas.

Cloro:

Se presenta un déficit en el cuerpo sólo cuando las fases de vómitos y sudoración son significativos. Comer una dieta salada será suficiente para prevenir la deficiencia.

 Calcio:

Se presenta principalmente en los productos lácteos, el calcio es mejor conocido por su papel en la formación de los huesos, sin embargo, es sólo una de sus propiedades. Por ejemplo, se puede destacar su efecto sobre la frecuencia cardíaca o el control de peso.

 Magnesio:

Regula la transmisión de los impulsos nerviosos, apoya la acción de las hormonas y tiene un papel moderador de la excitabilidad neuromuscular. El magnesio se encuentra en los vegetales de hoja verde, granos enteros, semillas oleaginosas, legumbres o chocolate.

En resumen, una dieta equilibrada y variada, y algunas bebidas de suplementos cuidadosamente seleccionados, será suficiente para lograr obtener todas las vitaminas y minerales esenciales para la práctica de su deporte.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here