Suceden muy a menudo algunas lesiones en los antebrazos, y estos músculos son muy importantes en el brazo, pues allí se encuentran comprometidos muchos de los movimientos que realizamos cotidianamente y son parte esencial en algunos de los deportes que conocemos.

Los ejercicios de estiramiento para los antebrazos  previenen muchas de esas lesiones y también nos ayudan a involucrarse nuevamente en nuestras disciplinas deportivas. Se requiere hacer una sesión de estiramiento antes de empezar  a  ejercitarnos, es un paso que no debemos saltarnos, si queremos estar vigentes y sentirnos saludables.

Con la finalidad de relajar el músculo y aumentar las expectativas de recuperación y evitar lesiones constantes como el codo de golfista, el codo de tenista y otros movimientos que recaen en los antebrazos, conozcamos estos sencillos ejercicios de estiramiento para los antebrazos.

Rutina de estiramiento para los antebrazos

Esta rutina se trata de ejercicios de estiramiento y movimientos muy suaves donde se involucran tendones y músculos. Los cuales podemos dividirlos de la siguiente manera:

De flexibilidad: los músculos y tendones deben estirarse mientras se encuentran en movimiento las articulaciones.

Realizando estas actividades prevenimos la rigidez, la movilidad reducida, la espasticidad y la debilidad. De no realizar este estiramiento,  se va a presentar  la rigidez y está a su vez, puede ocasionar contracturas con un grado de dolor considerable, llegando a inmovilizar las articulaciones permanentemente.

Fortalecimiento: se trata simplemente de incrementar la fuerza de los músculos.

¿Y de qué manera podemos fortalecerlos?, con ejercicios muy sencillos. Levantando una a una las extremidades, por medio de resistencia. Podemos utilizar la goma elástica, también podemos ejecutar levantamiento de pesas, haciendo presión empujando una pared, entre otros.

Por medio del ejercicio se fortalecen los músculos y así se evita también la fatiga de los mismos, acondicionándolos  para los siguientes ejercicios que requieran un esfuerzo mayor.

De resistencia: la función de los pulmones y corazón mejora notablemente en esta ocasión.

Aquí los ejercicios indicados son los aeróbicos, pues ellos favorecen un óptimo funcionamiento del corazón y los pulmones estímulandolos a trabajar con resistencia y reducen el riesgo a las enfermedades cardiovasculares,  regulan los  niveles de colesterol, y nos  ayuda a mantener un buen peso corporal.

Andar en bicicleta, nadar, correr y caminar, son algunos de los ejercicios que desarrollan condiciones físicas de resistencia.

De coordinación y equilibrio: se relacionan con la calidad y seguridad de todos sus movimientos.

Bajo la supervisión de un fisioterapeuta se pueden realizar ejercicios rítmicos donde se involucran las manos y pies. Mejorando significativamente la coordinación y equilibrio en el individuo.

De relajamiento: resulta gran estimulante para reducir la tensión física y mental.

Consiste en algo muy sencillo, con solo detenerse un momento y respirar profundamente o escuchar sentado una melodía suave. Basándose también en un programa de relajamiento, dirigido con la finalidad de reducir el cansancio luego de haberse ejercitado, o luego de una jornada llena de tensiones y trabajo. Es vital para seguir adelante.

Los anteriores ejercicios están ligados en una adecuada  rutina de estiramiento, en este caso de los antebrazos. No podemos restarle importancia a su ejecución para establecer un buen estado de salud en nuestros músculos, ya sea antes de realizar actividad física o como recuperación luego de una lesión.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here