Además de la cuerda de saltar, dentro de la familia de las cuerdas, hay otras que resultan ser sumamente efectivas cuando queremos realizar una actividad física fuera de lo común y que genere excelentes resultados. Recientemente, una nueva cadena o cuerda se emplea en el campo de la aptitud, a continuación te explicamos en qué consiste la cuerda de ondas o cuerda de batalla y por qué es una excelente actividad física.

Este tipo de implemento deportivo apareció durante los entrenamientos de artes marciales y las prácticas físicas como crossfit, y actualmente, la cuerda de batalla continúa ganando popularidad en el mundo del fitness.

En las salas de fitness hoy en día se puede observar este estilo de cuerda con una longitud entre 10 y 18 metros con un peso considerable, también muchas personas la utilizan para hacer actividad física en cualquier espacio, la casa, el parque, etc.

Prueba también los ejercicios de TRX muy apropiados para tonificar.

Algunos beneficios del uso de la cuerda de ondas

Las actividades que se realizan con la cuerda de ondas, mejoran considerablemente la condición cardiovascular, desarrollan la fuerza, ​​la resistencia muscular y la capacidad de coordinación, también fortalece el revestimiento.

Este implemento parece muy fácil de usar en una primera impresión y muchas personas no se imaginan que aporta todos estos beneficios. Este implemento deportivo lo puede utilizar cualquier persona que desee probar una forma de ejercitarse distinta y quienes llevan una vida sedentaria.

Cuerda ondulación: ejercicios básicos

Son variados los ejercicios que se pueden realizar con la cuerda de ondas durante el entrenamiento. Los más comunes son:

  • Con los pies separados y un extremo de la cuerda en cada mano.
  • Colocar los brazos a los lados y doblar las piernas.
  • Desde esta posición, hacer ondas de cuerdas para trepar las manos alternativamente hacia arriba.

En primer lugar, es recomendable mantener el esfuerzo unos pocos segundos y luego descansar. Una vez dominado el movimiento, tomar la postura original, pero en vez de hacer movimientos hacia arriba y abajo, hacerlos de izquierda a derecha. Para las personas que tienen dificultad para mantener la posición de pie por alguna molestia en la rodilla, etc, puede realizar el ejercicio sentado en una silla.

Ejercicios para trabajar las piernas juntas

El mismo movimiento anterior con los brazos, pero colocándose de rodillas y de pie de manera repetida, sin detener el movimientos de los brazos. Una vez controlado el ejercicio, puede hacer ranuras mientras realizas el movimiento ondulante de la cuerda. Por último, puedes dar saltos y luego cerrar las piernas. Durante este mismo movimiento, puedes llevar los brazos hacia arriba, tirando de la cuerda de tal manera que los extremos de la cuerda están sobre tu cabeza al final del movimiento.

Ejercicios en forma de revestimiento

Coloca las manos y los pies en el suelo, que el cuerpo quede paralelo al suelo formando una plancha y pasa un extremo de la cuerda entre las piernas estirada completamente. El propósito de este ejercicio es tirar de la cuerda con un brazo mientras te apoyas con un solo brazo, para añadir un poco de dificultad puedes apoyarte sólo con los antebrazos. Cuando hayas tirado la mitad de la cuerda, cambia de brazo.

Para aquellos que no pueden fortalecer los músculos de la espalda, se encuentran en el estómago, la cuerda se agrupará en su lado derecho. Mientras se eleva ligeramente los brazos y las piernas, agarra la cuerda y tire de ella para pasar sobre su lado izquierdo. El objetivo del ejercicio no es para descansar las piernas y los brazos durante la ejecución del ejercicio.

Algunas cadenas pueden llegar a pesar hasta 20 kilos, por lo tanto es recomendable realizar las primeras sesiones con un peso de 10 kilos.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here