Ya sea bailando o practicando la natación, el fútbol o el karate; los efectos positivos del deporte en los jóvenes están bien establecidos. Sin embargo, en algún momento es importante saber encontrar la actividad que mejor se adapte a él y a su personalidad. Por lo tanto, en este artículo traemos una serie de consejos que ayudarán a los padres a tomar la decisión correcta para orientar a los niños en su deporte ideal. Aprende a saber cuál es el mejor deporte para los hijos.

Los niños y las figuras del deporte

Cuanto más se estimula al cuerpo y el nivel sensorial, el aprendizaje académico será mucho más fácil. Desde muy joven, el deporte también juega un papel vital en el aspecto psicológico. Cualquiera que sea la disciplina practicada, los niños se sienten mejor consigo mismos por el gasto de energía de forma regular. Es también una manera para algunos jóvenes de desarrollarse físicamente y adquirir confianza.

¿Cómo saber qué deporte es el más adecuado para cualquier niño?

Para los tímidos: el colectivo o la lucha. Baloncesto, balonmano, voleibol y fútbol se adaptan más a este tipo de personalidades, ya que no estarán solos en la parte delantera del escenario. Sin embargo, un deporte de combate seguramente ayudará a superar su timidez.

Para los más enérgicos: el compromiso físico. Artes marciales como el judo y el taekwondo, y deportes de combate como el boxeo y la lucha libre, van a canalizar su energía en el cumplimiento de las reglas y sus oponentes. El mismo efecto también se conseguirá con deportes como el rugby.

Te puede interesar: Programa de entrenamiento de fuerza para principiantes

Para los niños aislados: un deporte individual. Esgrima, natación, atletismo, gimnasia y montar a caballo, todas estas actividades deben llenar su satisfacción ya que estas disciplinas combinan precisión y sentido táctico.

¿A qué edad empezar?

No hay una regla absoluta en la materia, lo importante es escuchar al niño y respetar el equilibrio. En la escuela primaria, los estudiantes aprovechan de ejercitarse mientras juegan durante los recreos, además de gastar las energías en las aulas de clases. Por lo tanto, hay que tener en cuenta estas actividades, ya que aunque parezcan inofensivas, lo importante no es el número de horas de práctica en la semana, sino la forma en que se gestionan. Si el niño realiza por ejemplo, diez horas de deportes semanales sin preocupación y con una sonrisa, no hay de qué alarmarse. Por contra, si hace tres ejercicios y aparecen trastornos en su balance general, entonces hay que reaccionar, porque no sería normal. En este caso, se debe vigilar su descanso; si duerme mal, podría sufrir una disminución en el rendimiento o fatiga durante las horas de clase.

Considerar un presupuesto para iniciar a los niños en un deporte

El precio de la licencia difiere de una a otra federación, por ejemplo un principiarte en futbol infantil puede costar 40 USD, mientras que para iniciarse en tenis puede costar unos 10 USD, y unos USD 60 para el balonmano. A esto también se debe añadir los gastos de inscripción, que varían de acuerdo a los clubes, por no mencionar el equipo. Para presupuestos ajustados, los padres deben considerar las asociaciones deportivas de las escuelas, la inscripción es menos costosa en el club y el equipo se presta para los horarios de los estudiantes.

Los lugares donde practicar son infinitos

Los espacios verdes en la escuela a través de clubes y asociaciones deportivas, son las mejores alternativas. Sin embargo, no se debe equiparar la actividad deportiva y el deporte dentro de una federación. De manera de dar un paso al frente para estimular al niño a hacer deportes es organizar con frecuencia, un paseo familiar para el parque o la montaña, durante varias horas, los fines de semana. Lo importante es promover la necesidad de moverse y mantenerse activo. Para estas ocasiones, se pueden considerar actividades como el ciclismo, skate y patines en línea.

 

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here