Descubierta en 1905 por dos investigadores rusos, desde entonces se ha investigado cómo tomar  L-carnitina, considerada uno de los suplementos más eficaces de promover la resistencia, quemar la grasa y disminuir los tiempos de recuperación después del entrenamiento. Por consiguiente, esta sustancia parecida a los aminoácidos se ha convertido en un suplemento básico entre los atletas de resistencia, fisicoculturistas y de individuos preocupados por su salud física en todo el mundo.

Con la L-carnitina es posible incrementar la producción de energía, estimulando la oxidación de ácidos grasos y el metabolismo, de igual forma, es posible transportar las sustancias nutritivas hacia las células. Además la L-carnitina es un excelente quemador de grasas. Este suplemento hace mejor efecto cuando se combina con el ejercicio.

La dosis recomendada es de 500 – 2000 mg y siempre debe tomarse diario, preferiblemente en la mañana.

Existen 3 tipos de carnitina, éstos son:

  • La L-Acetil-carnitina (ALCAR) mejora la función cerebral.
  • L-carnintina-L-tartrate (LCLT) mejora el rendimiento físico en los atletas.
  • La Glicina L Propionil-carnitina (GPLC) minimiza los problemas de la circulación sanguínea.

Forma correcta de consumirla:

El consumo es recomendado principalmente antes de la actividad física, para que sea absorbida por el cuerpo de manera rápida. Si entrenas en un gimnasio, la presentación liquida o en cápsulas resultan la mejor opción. En el momento que comiences a ejercitarte duro, la L-carnitina le pedirá a tu organismo más acción. Los atletas que entrenan la resistencia y realizan ejercicio de muy alto impacto, encuentran mejores beneficios en la pastilla.

También te puede interesar este artículo: los aminoácidos y sus efectos en los deportes

En la primera dosis se recomienda ingerir 500 mg en ayunas; esta es una dosis con la que el organismo se puede comenzar a adaptar a la sustancia. A partir de allí, podrás ir incrementando la dosis, de acuerdo a tus necesidades. Aun cuando las exigencias son distintas entre cada deportista, no será necesario consumir más de 1000-1500 mg por sesión.

Los expertos recomiendan tomar L-carnitina por lo menos 3 o 4 veces por día, 30 minutos antes de las comidas. El mejor horario para tomar carnitina es durante el desayuno, antes de comenzar el entrenamiento, después de un entrenamiento y durante la cena. La carnitina no tiene efectos sobre el sueño, por lo que es seguro tomarla en la noche, entre tres y cinco hora antes de ir a la cama.

 ¿Cómo funciona la L-carnitina?

Dentro de cada célula se encuentran un mundo clandestino microscópico que se denomina mitocondrias. La función principal de L-carnitina es precisamente transportar todos los ácidos grasos de los alimentos, inclusive aquéllos que contienen grasas saturadas, hacia las mitocondrias. Una vez ahí, se convierten en energía para que el cuerpo las utilice de forma inmediata; por lo tanto, antes del entrenamiento resulta apropiado contar con toda esta energía.

Cada actividad que realizas después de tomar L-carnitina está sujeto al efecto de la misma. Es por esto que debes asegurarte de consumir los niveles adecuados de L-carnitina. Durante su consumo, tu sistema se hace resistente al fracaso del músculo y no siente ninguna fatiga. Una buena reserva de L-carnitina, te permite almacenar energía para cualquier actividad física exigente, en cualquier momento.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here