El aumento de las cargas energéticas, es un efecto inminente durante la práctica de cualquier actividad física. Sin embargo, los objetivos y las necesidades nutricionales para compensar este gasto calórico varía de acuerdo a la práctica de deportiva. Las actividades deportivas las podemos clasificar de varias maneras. En este artículo te hacemos un desglose de las 4 principales disciplinas que conforman las categorías básicas y una alimentación ideal para un deporte atlético.

  1. Deportes de atletismo

Esta disciplina engloba lo que conocemos como: carreras de velocidad, gimnasia, ciclismo de montaña, natación (400 m)

  1. Deportes de equipos como: (fútbol, baloncesto, balonmano)
  2. Deportes de resistencia, en los que resaltan el ciclismo, el esquí, la natación por encima de 400 m y el senderismo
  3. Deportes de fuerza como artes marciales, culturismo y Crossfit.

Alimentos para un deporte atlético

En este artículo nos enfocaremos en dar a conocer el tipo de alimentación apropiada mientras se practica un deporte atlético.

Los deportes atléticos son actividades de alta intensidad que tienen lugar durante un tiempo relativamente corto. En este caso, la dieta debe estar diseñada para que el atleta adquiera un aumento de la fuerza muscular, la cual debe ser completa y contener un alto porcentaje de hidratos de carbono saludables, ya que al ejecutar una actividad de ejercicio intenso, los carbohidratos conforman la base principal para generar la energía necesaria.

Consejos:

    • Cuando el objetivo es aumentar la fuerza muscular, es interesante combinar la formación con la ingesta suficiente de proteínas, la cual consiste en 1,7 g de proteína por cada kg de peso corporal, por día. Las proteínas más favorables son aquéllas que se encuentran principalmente en la carne, el pescado, los huevos, los productos lácteos, las legumbres y los granos enteros. Los complementos alimenticios a base de proteínas pueden eventualmente ayudar al atleta a alcanzar sus objetivos. Sin embargo, es necesario consumir cuidadosamente y respetar las dosis para no sobrecargar el organismo, lo cual puede generar daños irreparables.

Te invitamos a leer: Proteínas: antes o después del entrenamiento

  • La ingesta de hidratos de carbono se puede aumentar de 4 a 5 días antes de la competencia con el fin de aumentar la cantidad de reservas de carbohidratos, llamada glucógeno. En este contexto, es importante consumir alimentos en cada comida de bajo índice glucémico como cereales integrales y legumbres. También es necesario para mantener la glucosa en la sangre estable durante la fase de espera, justo antes de la prueba.

Finalmente, no hay que olvidar la fase de recuperación con un suministro de agua asociado al hidrato de carbono y a las proteínas de los alimentos, por ejemplo: consumir agua con un pastel de proteína o en su lugar, ingerir una bebida energética que ayuda considerablemente a la recuperación.

Aprende también sobre el contenido de la cafeína en las bebidas energéticas

Hidratación antes y durante la actividad atlética:

Antes de la actividad tomar un zumo de fruta, preferiblemente naranja, diluido con agua entre el final de la última comida y el comienzo del evento físico. Adicionalmente es recomendable tomar 3 sorbos de agua o bebida energética cada 30 minutos durante la actividad atlética.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here