Muchas personas creen que durante el embarazo no es recomendable practicar actividades físicas, cero fitness y menos aún, hacer cualquier tipo de abdominales. En este artículo despejaremos esas dudas, descubre que tan recomendables son los abdominales durante el embarazo, si es una locura o por el contrario, es absolutamente necesario.

Siempre debemos escuchar a nuestro cuerpo, pero principalmente durante el embarazo. Escuchar a tu cuerpo, se considera tener cuidado, reducir la velocidad si el cuerpo lo requiere, pero también activarte, si así el cuerpo lo desea. La práctica de deportes durante el embarazo, es siempre recomendada para ti y para tu bebé. Es realmente una cuestión de sentimiento y de sentido común, que no te impide caminar, nadar, trotar etc. pero ¿qué pasa con los abdominales durante el embarazo?

El embarazo y los abdominales

Hacer abdominales durante el embarazo no funciona solamente como un tema de estética, sino más bien como una medida preventiva, ya que esta actividad física no permite que los músculos y la piel se estire hasta el extremo, adicionalmente, ayuda considerablemente en tener un parto más fácil. Sin embargo, hay condiciones en que los abdominales durante el embarazo están contraindicados, aquí te explicamos el motivo.

También te recomendamos leer: exceso de peso durante el embarazo

Durante el primer trimestre del embarazo, puedes notar algo diferente en tu vientre, además de la panza, una cresta acentuada que se extiende desde la parte inferior del esternón por la mitad del vientre, conocida como la diástasis de rectos. Esta brecha al lado izquierdo y derecho del músculo abdominal a veces se ensancha en unos pocos centímetros a medida que el bebé crece y se crea tensión en la zona. Las mujeres que están llevando a múltiplos o que ya han pasado por varios embarazos son particularmente propensas a esta separación.

Comprobación de separación abdominal antes de hacer ejercicio

¿Cómo saber si tienes esta brecha? acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas, las plantas de los pies apoyadas en el suelo y una almohada debajo de la cabeza y los hombros. Deja descansar los brazos a lo largo de los lados con las palmas hacia abajo. Eleva la cabeza ligeramente con los brazos extendidos hacia adelante, luego trata de encontrar una separación o hueco por encima y por debajo del ombligo, si la puedes sentir, es probable que efectivamente tengas una separación de los músculos abdominales pero igual consulta con tu médico para estar segura.

La buena noticia es que la diástasis de rectos realmente no es gran cosa y que puede curarse por sí misma después del nacimiento. Mientras los especialistas sugieren que el ejercicio antes y después del nacimiento puede ayudar a mejorar la condición y reducir la brecha, deshacer la tensión en los abdominales puede ayudar a incrementarla.

Periódicamente debes comprobar si hay una brecha, aunque esta condición no se desarrolla sino hasta el final del embarazo. Si en algún momento identificas una brecha más ancha que tres dedos, evita entonces hacer abdominales rectos y ejercicios oblicuos. De lo contrario, no hay nada que te impida seguir realizando tus abdominales durante todo el embarazo con las modificaciones apropiadas.

¿Siguen siendo seguros los abdominales durante el embarazo?

Incluso si no presentas ninguna brecha, debes tratar de evitar hacer ejercicios abdominales como crujidos (acostada boca arriba sobre la espalda), después de haber alcanzado el final de tu primer trimestre. En este punto el útero se va agrandando potencialmente y con este movimiento podrías comprimir la vena cava, la vena que lleva sangre al corazón, lo que puede resultar peligroso para ti y tu bebé.

Para aliviar la presión sin tirar la toalla en los ejercicios abdominales, que por lo general implican estar acostada sobre tu espalda, te recomendamos utilizar una cuña, un par de almohadas o una pelota suiza. También puedes utilizar posiciones alternativas y realizar ejercicios prácticos, como acostado de lado, de pie, o en cuatro patas, que no representan ningún riesgo en ninguna etapa del embarazo.

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here