La rigidez de los músculos de los trapecios afecta a muchas personas en diferentes situaciones. Generalmente después de una faena de actividades intensas como nadar, jugar al tenis, etc. También es posible que hayas levantado objetos pesados o también cuando estás sentado en una posición durante un largo período de tiempo. Son situaciones que crean estrés en los músculos del trapecio principalmente. Aquí te diremos 4 formas de relajar los músculos del trapecio después del ejercicio.

El músculo trapecio consta de tres partes y tiene muchas funciones para el levantamiento de los hombros, el movimiento del cuello y la cabeza, al igual que el omóplato. Cuando este músculo está apretado, afecta a todo el cuerpo y su biomecánica cambian.

Generalmente los dolores no son suficientes para requerir atención médica, pero si son lo suficientemente molestos para influir en la formación correcta y el bienestar general.

Te proporcionamos estas directrices para hacer frente a estos músculos apretados y lograr que se relajen placenteramente y contribuir a una práctica de ejercicios efectiva.

 1. Controla las conexiones durante todo el día

Ya sea que te encuentres sentado en tu escritorio o salgas a correr, comprueba periódicamente si tus hombros se encuentran relajados o se contraen o se encogen con regularidad.

En el estado ideal, los hombros deben estar en línea con la clavícula, no más altos, o empujado hacia adelante. Puedes comprobar fácilmente esto, sólo con dejar que tus hombros caigan. Así podrás notar si se encuentran en una posición encogida.

Te invitamos a leer también: cómo construir los músculos del trapecio

2. Relajación de hombros

Para liberar la tensión de tus trapecios, puedes intentar exagerar el movimiento tirando de tus hombros hasta tus oídos, mantener la posición durante unos segundos y luego dejarlos caer a una posición relajada. También puedes relajar tus trapecios moviendo tus hombros en ambas direcciones.

3. Estiramiento

De esta forma puedes estirar tus trapecios apretados después de un duro entrenamiento o después de un largo día de trabajo:

Posicionamiento: Puedes hacerlo sentado o de pie.

Coloca tu mano sobre el hombro para evitar que se mueva hacia arriba, coloca los dedos apuntando hacia la parte posterior. Tu cuello debe permanecer siempre en línea con la espalda y la única parte del cuerpo que tiene movilidad en este momento es la cabeza.

Estiramiento hacia delante: tira suavemente la cabeza hacia delante con la barbilla hacia el cuello como si estuvieras asintiendo. Mantén esta posición e 10 a 15 segundos.

Estiramiento lateral: tira suavemente tu cabeza hacia un lado de manera que el oído se acerque al hombro opuesto. Cambia de lado y mantén esta posición e 10 a 15 segundos.

Tramo diagonal: tira suavemente tu cabeza en forma diagonal hacia delante de manera que tu barbilla se acerque al hombro opuesto. Mantén esta posición de 10 a 15 segundos.

Repita estos tramos con el otro lado. Comienza con el tramo hacia adelante, pero esta vez, la mano debe estar en el hombro opuesto. Ir a través de estos tramos de 2 a 3 veces en una sola sesión y repetir durante todo el día.

Te puede interesar leer: Ejercicios para trapecio sin pesas

4. Obtener un masaje

Si dispones de tiempo y los recursos, trata de conseguir un masaje. Este efecto logrará liberar la tensión de los trapecios y te sentirás mucho mejor.

También puedes hacerte un masaje por tu propia cuenta; todo lo que necesitas es una pared y una pelota de tenis o cualquier otra bola, con tal que sea un elemento redondo duro.

Date masajes a ti mismo haciendo rodar el balón en tus trapecios, con un poco de presión. En el lugar donde sientes más presión, trata de permanecer un rato masajeando con la pelota de tenis, mientras empujar un poco. Sostén por lo menos durante 90 segundos o hasta que sientas una liberación de tensión. Repite este procedimiento hasta que sientas que el área se ha liberado un poco de la tensión.

 

Dejar una comentario

Please enter your comment!
Please enter your name here